TRATAMIENTO DE LOS HOMBRES VIOLENTOS

Tratamiento Psicológico con Hombres Agresores en la pareja

Es necesario tener en cuenta que la violencia no siempre empieza en la etapa de la convivencia sino también en la etapa de enamoramiento. En ese sentido la relación de poder aumentara a menos que se establezca límites.

Considerando que los hombres agresores difícilmente reconocen la violencia como un problema y más bien se muestran autosuficientes, es importante evaluar el nivel de motivación para lograr el cambio. Cuando los hombres agresores son obligados o forzados por su compañera para acudir a la terapia psicológica, la motivación es aún menor.

¿Cuáles son las señales de alarma de la violencia?

  • Se muestra posesivo con la pareja.
  • Es extremadamente celoso.
  • Aísla a su pareja de sus familiares, amistades. Cuanto mayor es el grado de aislamiento, es más probable que ocurran un incidente hacia la mujer.
  • Recurre a las amenazas diversas con el fin de controlar a la pareja.
  • Presenta cambios de ánimos de manera constante.
  • Justifica la violencia y descalifica el rol o identidad de la mujer.
  • Consumo excesivo de alcohol y drogas. Un maltratador usa el consumo de emborracharse como excusa o para incrementar la conducta agresiva.
  • Tiende a culpar de los problemas a la pareja.
  • Presiona u obliga a su compañera a mantener relaciones sexuales.
  • Minimiza los hechos de violencia como algo “normal” en las relaciones de pareja.

¿Qué mecanismos usa el agresor para mantener las conductas violentas?

Frecuentemente el agresor acude a la consulta cuando existe una amenaza de separación o divorcio por parte de la pareja o en casos de denuncias judiciales.  Si bien es cierto existe el temor a la perdida de la relación, sin embargo, eso no asegura una real motivación y un compromiso de cambio.

A continuación, nombrare los mecanismos utilizados por parte de los agresores para minimizar o negar el maltrato:

  1. Utilitarismo: “solo de esta manera ella hará lo que deseo”.
  2. Justificación: “Ella fue la que me provoco, es ella la que tiene que cambiar”.
  3. Arrebato: “no me di cuenta de lo que estaba haciendo”.
  4. Olvido: “no recuerdo lo que hice”.

Una vez que el agresor ha empezado el tratamiento psicológico, el objetivo es que continúe con el proceso, porque las consultas iniciales no garantizan la continuidad en la terapia, peor aún si la pareja decide terminar la relación. Lo cierto, los hombres violentos tienden a abandonar la terapia, acuden en las dos y cuatro sesiones primeras.

El objetivo de la terapia individual es que el consultante, aprenda a regular sus emociones, establezca vínculos de pareja sanas, mejorar su estima, expresar sus sentimientos de manera asertiva.

El hombre violento puede cambiar si realmente este motivado y tomé conciencia de los inconvenientes de las agresiones cometidas hacia su pareja y evalué las ventajas de una relación saludable.

Lic. Psicología Bruno Granda
C.Ps.P. 16338
Psicoterapeuta

Comentarios

Deja un comentario