TRATAMIENTO DE LOS HOMBRES VIOLENTOS


Considerando que los hombres agresores difícilmente reconocerán el problema y se mostrarán autosuficientes, se evalúa el nivel de motivación para lograr el cambio. Cuando los denunciados son derivados por el juzgado, la motivación es aún menor.

Una vez que ha acudido a la terapia psicológica, el objetivo es mantener el tratamiento, porque las consultas iniciales no garantizan la continuidad en la terapia. Muchos asisten cuando la mujer amenaza con separarse o iniciar el divorcio.

El objetivo de la terapia es que el paciente, aprenda a regular sus emociones, establezca vínculos de pareja sanas, mejorar su estima. Por último, hay que generar  expectativas de cambio realistas en el sujeto, es decir, eliminar la ira o los celos no es un objetivo alcanzable, pero sí lo es, en cambio, mantenerlos bajo control y expresarlos de manera adecuada.

 


 

COLLAGE

 


 

E. Echeburúa (2004) propone el siguienteDR. ENRIQUE ECHEBURÚA tratamiento psicológico: “Los hombres violentos contra la pareja antes de comenzar la intervención clínica, tienen que reconocer la existencia de maltrato y asumir la responsabilidad de la violencia cometida, así como el daño producido a la mujer, mostrar una motivación mínima para el cambio, aceptar los principios básicos del tratamiento como la asistencia a las sesiones, realización de tareas prescritas, compromiso de interrupción total de la violencia“.

En esta etapa está contraindicada en la terapia de pareja, la presencia de la violencia distorsiona la relación de manera que no es posible este tipo de terapia. Además, cuando un maltratador exige desde el primer momento una terapia de pareja, no asume su responsabilidad de la violencia ejercida ni muestra signos de tener conciencia de su problema o deseo de cambio.

El programa está compuesto de diferentes técnicas como el desarrollo de la empatía, control de las conductas violentas, regulación de las emociones y el aprendizaje de estrategias ante los conflictos.

Terminos de busqueda encontrados:

Comentarios

Deja un comentario