Terapia de parejas, tratamiento, psicólogo especializado en parejas

Para llegar a realizar una buena terapia de parejas, hay que entender bien los términos que muy a menudo escuchamos cuando empiezan a aparecer estos síntomas dentro de la pareja. Hemos descrito cada uno de los casos con una sencillez para conocimientos de todos aquellos que inician un tratamiento de pareja. No es imposible la unión y satisfacción plena de nuestra sexualidad.

 

DISFUNCIONES SEXUALES

En la consulta privada hemos encontrado entre las disfunciones sexuales más frecuente en el hombre es la eyaculación precoz sin embargo también tenemos el bajo deseo sexual y con menor frecuencia la eyaculación retardada. En caso de mujeres, se presenta con mayor incidencia la anorgasmia, seguida del bajo deseo sexual, dispareunia, dificultades en la excitación y vaginismo. A continuación explicaremos cada una de ellas:

DESEO SEXUAL HIPOACTIVO (disminución del deseo sexual) 

Consiste en una pérdida frecuente de las fantasías sexuales y del deseo de tener intimidad sexual. Ocurre tanto en hombres como en mujeres. Algunas personas tienen falta de interés o de deseo sexual durante toda su vida. El trastorno puede estar vinculado con experiencias traumáticas como abuso sexual. Tambien tenemos otras causas como la desconexión emocional en una relación, tristeza excesiva, apatía, alteración del equilibrio hormonal y el uso de sedantes, fármacos ansiolíticos (tranquilizantes) y ciertos hipotensores.

 

AVERSIÓN AL SEXO

Es un rechazo persistente y extremo hacia la intimidad sexual con evitación de todos los contactos sexuales genitales con una pareja sexual. Puede ocurrir en hombres, pero se presenta con mayor frecuencia en mujeres. Existen diversas causas ocasionados por algún trauma vinculado con el  incesto,  abuso sexual, prejuicios sexuales,etc.

 

TRASTORNO DE LA EXCITACIÓN SEXUAL EN LA MUJER 

Consiste en la incapacidad frecuente o recurrente para obtener o mantener la respuesta de excitación sexual y lubricación vaginal hasta la finalización de la actividad sexual. El problema puede durar toda la vida o, puede ocurrir durante un periodo de la vida sexual de la mujer. Los factores psicológicos como los conflictos conyugales, y las situaciones estresantes pueden afectar en el disfrute de la intimidad en la mujer.

 

 

TRASTORNO DE LA ERECCIÓN EN EL HOMBRE

Consiste en una incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener una erección apropiada hasta culminar la actividad sexual. Una de las causas es la ansiedad anticipatoria con la relación sexual, miedo a fracasar. También puede deberse a experiencias sexuales o traumáticas anteriores, falta de estimulación adecuada, estrés, culpa, depresión, consumo de alcohol o sustancias, medicamentos u otros.

 

TRASTORNO ORGÁSMICO FEMENINO

Consiste en una ausencia o retraso frecuente o recurrente del orgasmo tras una fase de excitación. El trastorno puede durar un largo período de tiempo, se puede desarrollar tras un período de funcionamiento normal o puede ocurrir sólo en ciertas situaciones o con ciertas parejas. Entre las posibles causas se encuentran el miedo a perder el control, ansiedad, sentimientos de culpa, etc

TRASTORNO ORGÁSMICO MASCULINO (eyaculación retardada) 

La erección se mantiene pero se produce una ausencia o retraso persistente o recurrente del orgasmo. La eyaculación retardada es poco frecuente.

EYACULACIÓN PRECOZ 

La eyaculación precoz es una eyaculación que se presenta demasiado pronto, generalmente antes, durante o poco después de la penetración.

El miedo a provocar un embarazo o a contraer una enfermedad de transmisión sexual, así como la ansiedad acerca de su capacidad para realizar la relación sexual pueden ser factores contribuyentes.

DISPAREUNIA 

La dispareunia es el dolor genital o pélvico intenso experimentado durante la relación sexual de manera recurrente o persistente, tanto en mujeres como en hombres, aunque con mayor frecuencia sucede en mujeres. Las causas pueden ser físicas o psicológicas. En una mujer que nunca ha tenido relaciones sexuales, un pliegue membranoso (el himen) puede cubrir de manera parcial o por completo la entrada de la vagina. La penetración del pene durante el encuentro sexual puede rasgar el himen y ocasionar dolor. También puede suceder  porque condón o un diafragma colocados inadecuadamente o una reacción alérgica a las espumas o a los ungüentos contraceptivos pueden irritar la vagina. Una mujer con dispareunia puede desarrollar ansiedad y miedo a la relación sexual.

VAGINISMO 

El vaginismo se manifiesta como  una contracción involuntaria de los músculos de la porción inferior de la vagina que impide la introducción del pene.