Practica el Sexo Consciente o Meditativo en la Pareja

 ¿Qué es el sexo consciente o meditativo en la pareja?

El sexo meditativo consiste en el uso de recursos como  la respiración consciente, focalización  en  nuestras sensaciones corporales en el Aquí y Ahora. Dentro de la práctica del sexo consciente, tenemos una serie de pasos que nos ayudaran:

Estos son los pasos básicos para el Sexo Consciente:

  • Focaliza tu atención durante la actividad sexual. Pon atención a tus propias sensaciones físicas, emociones mientras participas en la intimidad sexual.
  • Observa sin juzgar si permaneces centrado o más bien te distraes. Es necesario tener en cuenta que muchos hombres o mujeres se distraen por diferentes motivos, lo que interfiere en el disfrute.

 

Áreas de Atención durante el sexo consciente o meditativo

Comparaciones: Advierte si tiendes a comparar tu experiencia sexual actual con las experiencias vividas con otras pareja o incluso con la actual. Existen creencias irracionales que pueden interferir en nuestro disfrute, por ejemplo: “Esto es mejor que la última vez”, “con la anterior enamorada/novia me iba perfecto”. Este tipo de comparaciones nos desconectan con el presente.

Expectativas: En la consulta, encontramos hombres o mujeres se preocupan por lo sucederá o incluso se ponen expectativas no realistas generando frustración, ansiedad, miedos, tensión, bloqueos emocionales.

Rendimiento: Disfruta de cada experiencia, centrarse en lo que serás capaz de hacer o cumplir suele sabotear el disfrute. Comúnmente los hombres tienden a preocuparse en que sus parejas alcancen el orgasmo y  paradójicamente puede ser un obstáculo para alcanzarlo.

Satisfacción inmediata: Algunas parejas les agrada tener sexo rápido en vez de tomarse un tiempo para el disfrute. Si tiendes a apresurarte en alcanzar el orgasmo, pon atención en focalizar tu atención en el placer de la experiencia.

Zonas calientes: Date permiso para explorar a través del tacto todas aquellas partes del cuerpo que no solo sean las zonas calientes sin embargo el resto del cuerpo contiene una sensibilidad exquisita. Concluido el acto sexual, la pareja en ese estado de éxtasis puede permanecer en estado de quietud, mientras se conectan con las manos y besos.

Mabel Lam(2011) menciona que si la pareja practica este ejercicio después de cada encuentro durante un tiempo, lograra armonizar tanto las energías masculinas y femeninas, experimentara el amor en plenitud.

Hacer el amor o el sexo meditativo es una oportunidad para que circule la energía de manera consciente y cualquiera de los miembros de la pareja puede hacer circular simultáneamente la energía propia y la del compañero/a. Cuando se acepta la actividad sexual como un regalo, se produce un intercambio en diferentes niveles, intercambio físico, emocional y espiritual. Todo esto incrementa la calidad del vínculo de la pareja.

 

Lic. Bruno Granda

Entrenamiento en Terapia Transpersonal en Pareja EDT España y Terapia de Parejas  y Familias – Escuela de Arte y Psicodrama de Argentina.